Consejos a la hora de hacer la compra

Con esta entrada pretendo darte unos consejos básicos para ir a hacer la compra y que lo hagas de manera saludable y sin dejarte llevar por lo superfluo y lo insano, ¡porque los buenos hábitos alimenticios empiezan en la cesta de la compra! Y si no te lo llevas a casa, no te lo comerás (o será más difícil…).

  • Intenta ir al mercado en vez de al supermercado. Con esta acción favorecemos el pequeño negocio y el consumo de proximidad y mejores materias primas, donde podemos seleccionar el producto de primera mano. Además, es más difícil encontrar procesados y sí buenos alimentos frescos y de temporada.
  • No vayas a comprar con hambre. De esta manera evitarás echar a la cesta productos procesados, superfluos, azucarados o grasientos, y facilitará que te lleves solo lo que de verdad necesitas y que no te dejes llevar por la vista.
  • Evita los pasillos de procesados y dirígete a por lo que de verdad necesitas. Este tip es bastante difícil de llevar a cabo pero no imposible, ya que los expertos en marketing del supermercado se encargan de colocarnos todos los productos estratégicamente para que no los pasemos por alto, pero ¡se puede! Céntrate en la zona de materias primas, como frutas, conservas, verduras, leche, pan,… y otros básicos, aunque suelen estar al fondo para hacerte pasar por los pasillos que justamente hay que evitar (bollería, snacks,…).
  • Haz una lista antes de ir. De esta manera te asegurarás de llevarte a casa sólo lo que de verdad necesitas y que tu carro y tu bolsillo no se conviertan en un despropósito.
  • Cuidado con las ofertas. Muchas veces, sobretodo en supermercados, nos encontramos con ofertas tipo 3×2, segunda unidad al 50%,etc. y esto puede ser un arma de doble filo. Valora realmente si necesitas la oferta o simplemente es un aliciente para que compres más o algo que no te hacía falta o no es saludable. Por ejemplo: una oferta de 3×2 en tomate triturado podría estar muy bien, ya que es algo que tiene una fecha de consumo amplia y saludable. En cambio, la misma oferta en pizzas no sería conveniente, ya que te estaría «obligando» a consumir más de lo que te hubieses llevado por voluntad propia.
  • Ve andando a comprar. ¿Qué mejor excusa que ir a hacer la compra para moverse un poco? Ve andando con tu carrito en vez de coger el coche.
  • Aprende a leer etiquetas. Te irá muy bien tener unos conocimientos básicos del etiquetado para así poder decidir qué alimentos deberían formar parte de la compra y cuáles no. Si quieres, te explicaré en otra entrada cómo leer las etiquetas 🙂

Espero que te haya ayudado a saber cómo hacer la compra de manera un poco más consciente y saludable. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *